El coleccionista

Imagino tus manos tocando mi cuerpo
para hacerme permanecer en la vitrina.
Mi corazón capturado por esas cuchillas frías,
escucha la melodía que funciona de mantra
para no variar la pulsión de tu mente asesina.
Tu casa es penumbras.
El dolor no se escucha.
La evidencia vacío.
El resto. Espuma.

Jimena Brescia